domingo, 13 de enero de 2008

Puerto Rico.



El Pajaro se fue de vacaciones a las tierras boricuas, y la verdad es que lo paso muy bien. Conocio muchos lugares interesantes, tomo sol, camino mucho y se saco fotos.

Aqui lo vemos frente al cartel de bienvenida luciendo una remera bien puertorriqueña, y mas tarde, con un adecuado sombrero Panama y tomando un jugo de toronja (el Pajaro aprendio palabras nuevas durante su estadia en Borinquen)

El Pajaro tomo mucho sol a la orilla del Oceano Atlantico (o Mar Caribe, como se llama por estas tierras), de aguas azules y profundas, y un solazo tremendo
No te pegues, que no es bolero!

Ahhhh....! El sol! Al fin, se le dio, pudo exponer su plumaje al sol del caribe. Sol boricua!Le encanto estar tirado al sol en enero, mes invernal por sus tierras, de mucho frio y nieve que olvido apenas piso tierras caribeñas. Entre los muchos lugares que conocio, le encanto el Castillo San Felipe del Morro, construido por los espanoles en 1539 en honor a Felipe II y con el objetivo de proteger la isla de ingleses, holandeses y piratas que querian apropiarse de la "Perla del Caribe". El Castillo tiene un faro, que se ve en la foto. Tambien podemos apreciar a nuestro personaje posando en un balcon del fuerte con vista al mar (recordemos que el castillo defendia la ciudad del ataque maritimo), y en una ventana con barrotes, que no es un calabozo, y si lo fuera, tiene "quite a view"
Visito la tan mentada "Plaza de las Palomas", claro, no podia no hacer una visita a sus congeneres, pero no llevo nada de comer porque las palomas atacan!

Al dia siguiente fue al Castillo de San Cristobal, fortificacion que defendia la ciudadela por tierra, un poco mas nueva que el Morro, data del siglo XVII. Es una impresionante obra maestra de la ingenieria militar, con numerosos fosos secos y murallas de casi 4 metros de espesor. Sin embargo, y a pesar de que tambien tenia una impresionante vista al mar, le gusto mas el Morro. Al fondo de la foto hay una construccion blanca, una garita, conocida como la "garita del diablo", ya que cuenta la leyenda el Diablo en persona se llevaba a los solitarios vigias las noches de tormenta. Es la construccion mas antigua del castillo (data de 1634), que fue reconstruido luego de la Guerra Hispanoamericana de 1898 y estuvo en uso durante la Segunda Guerra Mundial.Esta casa color amarillo es la casa mas estrecha del Viejo San Juan, tiene apenas 53 pulgadas de ancho, una profundidad de 37 pies y dos pisos. Esta considerada la casa mas angosta del mundo, y por supuesto, el Pajaro estuvo ahi.Tambien estuvo en la antigua Puerta de San Juan, puerta que se abre a la bahia de San Juan y a la cual llegaban todos los viajeros que arribaban a la ciudad por mar y es la unica de las antiguas puertas que se conserva mas o menos con el aspecto original. La puerta tiene una inscripcion: "Benedictus Qui Venit In Nomine Domini" (bienvenidos los que vienen en nombre de Dios) y todo aquel que la traspasara (sano y salvo) debia subir por la caleta de San Juan hasta la catedral para dar gracias por semejante viaje, unos 40 dias que habia que sobrevivir en el mar sin botulismo, huracanes demasiado furiosos y ataques de piratas varios.

Despues fue a Ponce, "La Perla del Sur". Esto fue todo un tema, ya que la isla no cuenta con servicio de transporte publico, asi que por la mañana temprano tuvo que llamar a los Choferes Unidos de Ponce para pedir una especie de remisse, lo que llevo en poco menos de una hora y media, pese a que trataron de descorazonarlo diciendo que esa ciudad quedaba del otro lado de la isla, lejisimo (a 120 km). El tema fue volver, porque el taxi era excesivamente caro, asi que tuvo que (y en palabaras puertorriqueñas): cojer un carro publico hasta Rio Piedras, y luego, en la estacion de guaguas, una guagua que lo llevara al Viejo San Juan. Toda una aventura por fuera del circuito turistico. Llego sano y salvo.Esta es la catedral de Ponce, consagrada a la Virgen de Guadalupe. Ponce es una ciudad fundada en 1692 en homenaje a Juan Ponce de Leon, descubridor y conquistador de Puerto Rico.Tiene varias tradiciones, como por ejemplo, el Carnaval de Ponce, durante el mes de febrero, para el cual se fabrican unas maravillosas mascaras de papel mache como la que luce nuestro amigo aqui abajo. Las mascaras se llaman de "vegigantes" y son unos demonios, cuyos colores tipicos son, como pueden ver, el rojo y el negro, el fuego y la polvora, por lo que el Pajaro se sintio como en casa, leproso.Durante su estadia se hizo amigo de un coquí, una minuscula ranita que es el simbolo de Puerto Rico y que emite un sonido muy simpatico durante las noches que se escucha como co-quí y se relaciona siempre con los enamorados trasnochadores.El ultimo dia, ya al atardecer, se quedo contemplando el mar en el Paseo de la Princesa, nostalgico del Caribe y con ganas de volver (en realidad tiene ganas de ir a La Habana, pero por el bloqueo va a ser medio complicado por estos tiempos). Y asi termino el viaje cultural del Pajaro, al corazon de la colonia española pese a que por estos dias "Puelto Rico" como se dice en el idioma local, sea Estado Libre Asociado, es decir, colonia de Estados Unidos con otra denominacion mas postcolonial.

Adios, Borinquen!

3 comentarios:

una tal Willians dijo...

Laverdad que con ese pajaro no salgo del asombro, es un ave tan ductil y tan refinado que se adacta a todos los climas, con una frescura de espiritu envidiable.Recorre el mundo con sus culturas y su indiosincracia, con esa fuerza guerrera que lo caracterisa.Nutriendose de conocimientos y maravillandose de lo supremo.Yo amo a ese pajaro

Marcial dijo...

Vuelo rasante y productivo el del Pajaro. En tan corta estadia en el caribe, conocio todo el lugar. Estuvo con los de su especie, disfrutando todo. El calor y sol de Puerto Rico, le habra renovado el plumaje. Exepcional.

Anónimo dijo...

El pajaro se supera a si mismo.
Un beso,
Roberto